CONTAR (i)

17Set05

“Cuando la historia que nos disponemos a contar es una historia de amor, ahí ya no se soporta que la prefiguración solitaria del relato, aquella apasionada combinación de términos elegidos cuidadosamente, vaya a toparse con el muro del consejo o la condenación habituales (…). El interlocutor no puede estar distraído, como antes, en la preparación de una receta de repertorio para nuestros excesos. Hasta el momento en que la narración egocéntrica no había tenido por tema central el amor, podíamos haber disculpado que el confesor estuviera más atento al cuánto que al cómo, que no se hubiera fijado en si la historia se la contábamos bien o mal, pero cuando, por fin ponemos en el asador carne verdaderamente nuestra, no caben concesiones a la atención fingida o embotada. Nos levantamos con rabia y rezamos con rabia nuestra última penitencia. Esa tarde, la confesión sacramental -que nos inició en la introspección literaria- nos deja de valer, se hace definitivamente añicos contra el suelo. Al interlocutor hay que buscarlo por otros pagos. O simplemente soñarlo. Lo cual significa ponerse a escribir de verdad”.

(MARTÍN GAITE. el cuento de nunca acabar. 1983)
Advertisements


No Responses Yet to “CONTAR (i)”

  1. Deixar un comentario

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s


%d bloggers like this: