CONTAR (ii)

17Set05

“Al cesar el amor, queda un residuo de memoria unilateral, pero cesa la memoria tejida en común con quien compartió aquella historia. Eso es lo horrible. El amor va fructificando en memoria cuidadosa, sedimentada, creada a dúo mediante una trama de narraciones intercambiadas, mezcladas. Mis historias son tus historias. Como cuando los niños se intercambian cromos para pegar en sus álbumes respectivos. Los orígenes del amor suelen correr paralelos con una mirada de revisión a los propios orígenes. Son narraciones de familia las primeras que se desgranan placenteramente frente a otro como paso inicial hacia la intimidad, hacia ese reconocimiento aún tímido de que empieza a insinuarse el amor. Se enseñan fotografías de infancia, de los lugares donde se ha vivido, de parientes que contaron historias divertidas, fragmentos de diario, postales, algún dibujo, aquel libro escolar de tapas azules donde nos pusieron las notas malas y buenas. Son cuentas de collar que andaban desperdigadas, a la espera de este hilo de atención que ahora las enhebra y les da coherencia. Hay cierto guiño de complicidad, precursor del erotismo, en la ofrenda de historias anteriores a la que se adivina a punto de iniciarse, como el permiso tácito a bajar una cremallera.

(MARTÍN GAITE. el cuento de nunca acabar. 1983)
E conclúo: DÓNDE ESTÁ AGORA ESE FIO DE ATENCIÓN QUE ENHEBRA E DA COHERENCIA ÁS HISTORIAS, e Á FIN E Ó CABO… Á VIDA?…
Advertisements


No Responses Yet to “CONTAR (ii)”

  1. Deixar un comentario

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s


%d bloggers like this: