aprendiendo

19Set06

Un buen día te levantas y piensas algo que te hace recapacitar sobre tu comportamiento en los últimos tiempos. Y no es por nada en concreto, sino en general.

No es que te des cuenta de repente del por qué de tu existencia ni nada por el estilo, sino que te das cuenta que has aprendido algunas pequeñas cosas que harán que en el futuro quizás te lo pienses dos veces antes de volver a hacerlas.

En mi caso, últimamente he aprendido que decidir es importante; y decidir bien, todavía más. Y además de importante, es muy difícil. Lo peor es cuando uno no sabe qué es lo que tiene que decidir para decidir bien, y eso es más o menos lo que me ocurre a veces. Y también está el tema de que las decisiones son de uno mismo y de nadie más, así que olvídate de pedir consejos a madres, padres, amigos, psicólogos, animales de compañía y/o demás familia.

Aprender qué es lo que realmente me interesa es lo que me resulta más difícil en estos tiempos. Tiempos de cambios, de descubrimientos, de ansiedad, de pasiones, de pesimismos, y sobre todo, determinantes en muchos aspectos.

Siempre se dice que la decisión más fácil no suele ser la correcta, no? ¿Alguien me podría explicar cuál es la decisión más fácil?

Advertisements


5 Responses to “aprendiendo”

  1. ¿La decisión más fácil es la que no conlleva una responsabilidad? Me refiero a que a veces tomamos la decisión más fácil para alejarnos de ciertos problemas colaterales. Pero claro, que uno no puede pasarse la vida esquivándolo todo… o quizá sí, es elección propia ¡Ah! otra vez estamos en el punto de partida!!!

    :)))))

  2. Je, lo que debes de tener en cuenta es que llevas toda la vida eligiendo, en mayor o menor medida, y si has llegado hasta aquí, es que no lo has hecho mal del todo. Casi no es dilucidar qué decisión es más fácil, sino confiar en que la decisión que tomes será la buena.

    Y sí, debes comprarte una lámpara barata de Ikea ;)

  3. Importante asunto, sí… A mí me cuesta decidir. Lo odio, voy a dejar de ser así.

    Un día de éstos…

    :-)

  4. Ay, era yo, no Desanex.

  5. Recuerdo el momento en el que descubrí haber llegado a esa edad en la que ya no podía responsabilizar a otros de mis decisiones Me dio cierta sensación de vértigo porque me di cuenta de que daba igual la magnitud de la decisión, todas las que tomas tienen consecuencias que pueden ser absolutamente determinantes en la vida de uno. Como paranoia colateral a esta también me empeciné en no volver a aconsejar jamás a nadie, ni siquiera que fuera a por pipas -¿y si le pasaba algo por el camino? Pero ahora esto último se me ha pasado y lo primero ya lo hago por inercia. La inconsciencia puede tener algunas utilidades.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s


%d bloggers like this: