María llena eres de gracia

07Xul07

Todo empezó cuando, mientras dormitaba en el sofá un viernes cualquiera a eso de las siete de la tarde, vio en el Diario de Patricia cómo en la línea de texto de la parte inferior de la pantalla aparecía el nombre del hombre del que se había enamorado unos días antes. Alguien le buscaba desde hacía años.

Cogió el teléfono sin dudarlo y lo llamó. María Gracia siempre había sido muy decidida para este tipo de cosas, y para casi todo en general. Él contestó sorprendido, No te vas a creer lo que acabo de ver en la televisión, le había dicho cuando por fin descolgó el aparato. Después hubo un infinito silencio. Y después él colgó. 

María Gracia no volvió a saber nada de él en su vida. Pensó que había desaparecido exactamente igual que desaparece el polvo de su salón dentro del tubo de la aspiradora a la hora de la limpieza general de los sábados.

María Gracia tampoco volvió a enamorarse. Pero aprendió que hay ocasiones en las que, desde luego, es mejor no meterse donde a uno no le llaman. 

Advertisements


2 Responses to “María llena eres de gracia”

  1. 1 Laura

    Voy a poner el mismo comentario que acabo de poner en el blog de Desde los bosques:
    El amor es una cosa muy rara.

  2. 2 Gabriel (required)

    María Gracia tampoco volvió a enamorarse. Pero aprendió que hay ocasiones en las que, desde luego, es mejor no meterse donde a uno no le llaman.

    Pasaron los meses, serían como 9 cuando de su vientre nació un niño. No había nada que preguntar. Las cosas son así. A veces la televisión tiene esta contraprestación celestial por medio de las ondas electromagnéticas propagadas por una estación transmisora terrenal. Lo importante ahora es que el niño estaba bien, y a ella le inundaba un amor maternal. Le llamaría Jesus y nunca le escondería quien fue su padre, aunque con certeza no lo sabía. Nada mejor que un padre idealista, casi utópico, muerto en el fragor de la batalla. En el sacrificio por los derechos de los mas plebeyos. Un abuelo de familia noble, grande, omnipotente, que en su sabiduría dio a su hijo una conciencia social, pragmática…Quizá se le fuera un poco la mano, pero todo esto unido a grandes dosis de tragedia que aprendió en las tardes somnolientas con Patricia, dio como resultado un pasado enraizado en lo más hondo de su convicciones. Y así sin mas…porque así suelen ser las cosas, sin mas ni mas, se compró un impresionante Televisor LCD Sony PFM 42B1E 42″ de formato panorámico. Aunque siempre le quedó la duda de la autoría de su hijo, y la duda ofende, y aquella antigua Telefunken siempre tuvo interferencias muy bellas, la verdad. De vez en cuando todavía la enciende en la oscuridad del trastero….y se tumba con las piernas abiertas a la luz de su tubo de rayos catódicos, se tapa la cara, y casi sin querer saber, sin saber querer, se abre una ligera brisa en aquel lugar tan cerrado.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s


%d bloggers like this: