Sonreirás (1º trimestre)

10Xul07

Cada mañana abría los ojos y se daba de morros con lo mismo: sonreirás. Un letrero blanco con letras azules que ella misma había colocado en su cuarto meses antes con el propósito de recordárselo cada mañana al levantarse. Qué inocente había sido.

Alguien le había dicho la noche del 31 de diciembre que aquel, seguro, fijo, sería un buen año. Así que al llegar a casa después de las vacaciones de navidad, decidió hacer una buena limpieza de recuerdos, y, según los planes previstos, empezar bien el año. Aquella misma tarde se deshizo de fotos, símbolos, imágenes y talismanes; y la habitación quedó de nuevo impoluta, virgen. Justo después colgó el dichoso cartelito.

Era un letrero azul y blanco, como pone más arriba; y bastante pequeño, por no decir minúsculo; y estaba pegado en el centro de la pared frontal de la habitación, de tal forma que cuando se acostaba en la cama y miraba al frente, lo veía perfectamente; igual de bien que cuando se desperezaba cada mañana.

Pero a pesar del pequeño tamaño, con el paso del tiempo no se convirtió en algo insignificante e invisible para los ojos de la rutina, como había ocurrido con los aros dorados que llevaba desde hacía 28 años en los lóbulos de sus orejas. Más bien todo lo contrario. Todos los santos días tenía que ver la dichosa palabra. Aquel pequeño trozo de papel había adquirido un peso y una relevancia casi enfermiza en su vida. Pero esa sensación, tan intensa por otro lado, duraba simplemente unos segundos. En esos poquitos segundos, muy escasos, además de repasar con la exactitud de una máquina los últimos acontecimientos de su vida, se preguntaba, cada mañana, si aquel año iba a continuar siendo tan bueno como alguien había previsto tan sólo tres meses antes.

Justo después, preparaba el café –muy cargado- mientras tomaba una ducha y se secaba el pelo. Desayunaba delante de una revista pasada de fecha y de moda, y volvía a salir de casa durante nueve largas horas más.

Hasta que, de nuevo, llegaba el día siguiente…

Advertisements


4 Responses to “Sonreirás (1º trimestre)”

  1. 1 Raquel

    Es curioso, a mí lo de “sonreirás” me resulta amenazante (!), creo que es porque me sugiere la idea de que voy a sonreír seguro, como si tuviera que sonreír porque está en mi destino, porque algo externo lo provocará y no mi voluntad de ser feliz y mi forma de ver la vida…

    Raro, ¿no?

    :)

    Un abrazooo!

  2. 2 duarte

    Es como una sonrisa macabra.

  3. 3 Raquel

    Jeje, ánimo que tú hasta sin armadura eres dura de pelar. Y mañana viernes!

  4. 4 mario

    A mi me ha pasado como a Raquel: Me recuerda a los típicos carteles de historias sofre futuros distópicos “Se feliz”, “Consume”… Que mieditoooo…

    También me ha recordado una historia que me hace mucha gracia, atribuida al filósofo Kant que tras el despido de uno de sus asistentes puso una nota en su escritorio de “Olvidar a fulanito” ¿Cómo podría entonces olvidarlo si la nota le recordaba constantemente su presencia?


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s


%d bloggers like this: