Aeróbic

29Ago08

Había dicho en casa que aquel año, seguramente por la crisis u otras complicadas tesituras empresariales, no iba a tener más remedio que trabajar y dejar de ir a las maravillosas vacaciones familiares que su mujer llevaba meses preparando. A ella por supuesto no le quedó más remedio que aceptar la situación y el mismo uno de julio salió por la puerta con un niño en cada brazo y la abuela delante, cargada de mochilas y maletas.

Él se pasó la primera semana literalmente tumbado en el sofá, pidiendo pizza y comida china y emborrachándose hasta quedarse dormido allí mismo. Su mujer llamaba todas las noches, y él trataba de parecer ocupado, hasta arriba de papeleos e informes, haciendo que ponía empeño en el engaño, pero quitándosela de encima cuanto antes.

La segunda semana del mes siguió haciendo exactamente lo mismo, pero en las terrazas del barrio. Por la noche evitaba coger el teléfono, lo último que le apetecía era inventarse una nueva y temprana reunión al día siguiente o algún otro recorte de personal que afrontar en la oficina. Cada uno de estos siete días se lo pasó observando en silencio los movimientos suntuosos de la mujer que atendía la barra del bar de debajo de su casa. Ella sonreía picarona cada vez que él se levantaba las gafas de sol para pedir una caña bien fresca, o cuando le dejaba más del veinte por ciento de propina.

Alguien le había dicho alguna vez que dar clases de aeróbic, aunque sonase ridículo, era lo mejor que podía hacer para adquirir un tono sano y parecer rejuvenecido en pocas semanas. Seguro que aquello la impresionaría. Así que a eso fue a lo que se dedicó durante la última quincena del mes. Hasta que el 30 de julio apareció su suegra por la puerta, ésta vez con los niños en los brazos, y su mujer detrás, cargada de maletas pero llena de energía vacacional recién recargada. Se sorprendió al alegrarse de verla. Parecía estar más guapa que cuando se había ido un mes antes, y encima lo primero que hizo al entrar fue alabar, sin ni siquiera una puya, el buen aspecto que tenía después de aquel duro mes de ordenador y despachos. Pero más se sorprendió cuando se dio cuenta que su mujer le había hecho olvidar, en menos de un minuto, a la voluptuosa señorita del bar de abajo y, ni más ni menos, había conseguido hacerle recuperar el amor que le precipitó al matrimonio unos diez años antes.

Así que el mismo uno de septiembre, se acercó al gimnasio a borrarse de las clases que ya no necesitaba. Entró en el aula para despedirse de los profesores, y satisfecho, se dispuso a volver al dulce hogar. Quién le iba a decir que a la salida del gimnasio se encontraría a su mujer, que discutía con el de la recepción, intentando convencerle para ocupar la vacante que él mismo acababa de dejar libre en la clase de aeróbic de las siete y media.

Más Aeróbic aquí

Advertisements


9 Responses to “Aeróbic”

  1. 1 Pi

    Qué lindos son los hombres que se enamoran y lo admiten. Pobres, lo que sufren.
    (y qué chulo eso del link, eh??? me ha encantado)
    Un abrazo, reina!

  2. 2 Fer

    Hay quien confunde la gimnasia… sí, con la magnesia.

    De nuevo, un placer :-)

  3. 3 Pat

    Ya ves Pi, aprovechando las sinergias que nos brinda la gran internet… me alegro q te guste.

    Fer, qué te voy a contar… cuando quieras repetimos!

    Besos

  4. cierto absoluto. es necesario algo de distancia para disfrutar de la compañía!

  5. locus amoenus, de pobra, ten blog. estás convidada.

  6. e ti q tal?
    bicos

  7. De desencuentros a veintisiete grados(y un montón de huesos).

  8. ¿O eran treintaysiete?

  9. 9 Pat

    Prisamata: eran treintaysiete, pero la verdad da igual porque para mí, hay un umbral del calor que, desde que se supera, tanto me da… O sea: me siento exactamente igual de asfixiada con 35 que con 40 por poner un ejemplo :)

    Todo ben por aquí, Desorde, sen moita novidade. Setembro é así, … Teño que buscar actividades extraescolares xa! heheh

    Locus Amoenus, debo supoñer que nos coñecemos? Encántame O Terceiro Ceo, pero gustariame saber máis!

    Glou amor, supongo que entonces me quieres más ahora que llevas CUATRO DÍAS SIN MÍ?! ;)

    besos a todos, guaposyguapas!!


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s


%d bloggers like this: